miércoles, abril 28, 2010

espacios

hace tiempo, cuando estábamos aprendiendo esto de la medicina familiar y comunitaria, nos obsesionaba el tema de los "espacios para aprender". la precariedad del primer nivel de atención, en todo sentido, como lugar para la enseñanza aprendizaje de la medicina, y la necesidad de mejorarlo, aumentarlo, crearlo, recrearlo, para la medicina, y para aprender medicina.

tal vez mucho no ha cambiado, pero algo ha cambiado, y todo lo que falta parece más cerca que entonces. hay decisiones tomadas y legisladas, igualmente, faltan voluntades políticas con traducción económica, y falta cambio cultural, falta.

con el tiempo ha ido surgiendo necesidad de otros espacios, de espacios para otras necesidades y de otros espacios para las mismas necesidades.

este era uno necesario. por eso, miguel, gracias, muchas gracias!!

1 comentario:

Dra. Rosa Z. Loureiro dijo...

Comparto todo lo dicho, pero hago hincapié, en el cambio cultural que es imprescindible que ocurra en el Uruguay y en el mundo. Tenemos que pensar que sin un cambio real que pasa por cambiar las actitudes de conductas violentas, a una cultura de respeto entre los Géneros, masculino y femenino. Todas las personas, pero sobre todo los médicos y médicas, tienen que conocer la realidad de lo que está sucediendo en nuestro país, que da cuenta que en el curso del año 2010, 19 mujeres han sido asesinadas a causa de la Violencia Doméstica. Tenemos que tener el compromiso de realizar medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento, a los efectos de que no ocurran asesinatos como los mencionados. Es necesario trabajar estos aspectos en la Atencióin Primaria. En algunos casos el varón, posteriormente a estos hechos, se ha suicidado, pero no figuran en las cifras mencionadas. Un padre acuchilló a todos sus hijos y luego se mató. Otro hombre violó a un recién nacido y lo mató.
¿Hasta cuándo existirá esta Violencia en el Uruguay?
Es imprescindible extremar las medidas preventivas para finalizar con la violencia doméstica.
Es imprescindible ayudar a estos varones violentos a que puedan controlar sus impulsos agresivos y cambiar la cultura de tipo violento que existe, por una cultura en la cual se respeten y se genere Paz de los Géneros entre sí y en forma intergeneracional.