sábado, diciembre 25, 2010

Recursos/Gestión/Compromiso ciudadano

Siete Dragones/foto del editor.Templo budista.
En la mitología oriental, los nagas o dragones, son una clase de seres cuya función principal es la de actuar como protectores y benefactores. Desde su morada será el de aguas profundas, fuente de conocimiento y de la fertilidad, pero también protector de las inmensas riquezas de la tierra. Así, el dragón oriental tiene características fundamentalmente benévolas y propicias, pero en la mitología occidental, el papel del dragón ha sido estrictamente restringido a algo feo, avaro,  algo a ser vencido.
Recursos, gestión y compromiso ciudadano.
Estas fueron palabras del Ministro Lorenzo que tomo como reflexión personal para este fin de año y mensaje de Navidad para los lectores.
Lea todo el mensaje a continuación
El editor

Los recursos en la salud, sabido es nunca son suficientes. La buena noticia es que tenemos mas disponibles y probablemente mucho mejor distribuidos en el sector salud que hace algunos año atrás.

Gestión en la salud: ojalá haya mas y mejor. Tenemos que trabajar mucho aquí. Se puede pero estamos sujetos a la voluntad de otros.

Pero compromiso ciudadano está al alcance de todos y es posible realizarlo en casa, en la oficina, en la policlínica, en el laboratorio o en el camping. Y de eso nos falta muchísimo como país y sociedad organizada. Basta ver como tiramos desperdicios en cualquier parte, como no llegamos a la conciencia de que es mejor caminar o andar en bicicleta, como no asumimos cuidar esos materiales que están para el servicio y uso común.

Sólo persiguiendo altos horizontes de "compromiso ciudadano", que yo llamo solidaridad, mirar mas allá de los ombligos propios, trabajar en un colectivo de construcción que no arroja resultados inmediatos, tendremos un país mejor, un sistema de salud con mayor equidad, en el que todos lleven y reciban lo que necesitan y no mas.
Tendremos un mundo mas armónico en el que no se persiga a los que divulgan los mensajes que no hemos querido decir a los demás en la cara, buscando como chivo expiatorio a un "hacker" por haberlo hecho (terrorismo es vender armas a los habitantes de la franja de Gaza, o permitirnos niveles de desnutrición asombrosos para estos tiempos o someter a los demás a reglas que no cumplimos, como no permitir enriquecer uranio cuando fuimos los únicos en usar bombas nucleares contra objetivos civiles.

Tendremos mas armonía con el planeta y nuestros iguales todos. Ese cambio no necesita de políticos ni sofisticados recursos. Empieza dentro de cada una cada día al levantarse.

Venzamos al dragón interior o dejemos actuar al benevolente y protector, según sea la creencia de cada uno. 
Salu2
Miguel