domingo, enero 02, 2011

¡Manténganse hambrientos, manténganse locos!

No vale la pena gastar palabras. ¡Solo escúchenlo!
El editor.

La primera en la familia en tener contacto con una Mac fue Virginia, mi esposa.
Al regresar de un curso de un mes en Santiago de Chile me dijo: en la oficina usábamos una Mac, y aunque yo nunca había utilizado una computadora antes, me resultó muy fácil, muy intuitivo su uso.

En ese momento yo usaba un PC que no debería tener un disco duro de mas de 500 Mega, un poco menos de la información que se puede grabar en un CD y mucho menos de lo que se puede poner en un pendrive barato. Tenía que entrar al DOS y desde ahí meter datos en una base de datos d-Base. Los comandos para pedir informes de la base de datos eran una cosa bizarra que comparado con la facilidad con la que los legos ahora accedemos a información podría considerarse tarea de analista o programador de sistemas.
Esto que cuento ocurrió no hace mas de 18  o 19 años. Por supuesto no teníamos celulares, ni gps, ni i-pod. No crean que fui contemporáneo de Gutenberg.

Luego, poco después, cuando ya teníamos Windows (una burda y torpe emulación de la apariencia y sistema de intrefase entre computador-usuario de las Mac, que intentó B.Gates), "toqué" por primera vez una Mac en casa del Sanopi. Comparada con aquellos PC ¡Una maravilla!
Hoy seguro esa máquina es un dinosaurio, pero en ese momento era un placer. Es mas creo que Sanopi la usó durante mucho tiempo para su trabajo de animación, si es que todavía no la tiene en uso.

Hoy en día tenemos tres hijos y nuestra computadora doméstica desde hace varios años es una iMac, y no tenemos reproches, sólo agradecimientos. No tenemos virus, es linda versátil no se cuelga.
Si quieren vale como propaganda y desde ya declaro que no tengo conflicto de intereses.
En julio pude ver y probar una tableta. Otra maravilla, de la que estoy esperando avances porque los tendremos. Será una versión mucho mas cercana a un portable que el juguete caro que parece ser ahora la ipad.
Steve Jobs es un ejemplo de emprendedor y de luchador humano.
Vean su discurso!
El editor/MPizzanelli