Epidemiología del verano/Lesiones por Fragata Portuguesa, costas de Rocha.

Toda oportunidad es buena para aprender,
 incluso si arde o duele.
Cuando hablamos de fragata portuguesa no nos referimos a un barco corsario de bandera verdi-roja.

Estamos hablando de un peculiar habitante de las aguas marinas y que por lo tanto se puede hacer presente en nuestras playas.
La especie atlántica es, por su nombre científico, conocida como Physalia physalis (Filum-Cnidaria, Clase-Hidrozoa, Orden-Siphonophora, Familia-Physaliidae, Genero- Physalia , Linneo 1758).
Lesiones en antebrazo
luego de 48 horas de evolución.
Foto del editor.

Se trata en realidad de un organismo colonial, cuyos integrantes se especializan para mantener viva la colonia (vaya enseñanza). Esta agrupación de hidroides consiste en un neumatóforo, gastrozoides, dactilozoides y gonozoides.
Physalia physalis

El Neumatóforo, parte flotante o vela, le permite a la colonia el desplazamiento por mar abierto a merced de los movimientos del agua o del impulso del viento. Se le puede reconocer en la playa por su aspecto: burbuja gelatinosa alargada, de unos 8 a 15 cm de largo y por su color azul o morado. Le he visto con frecuencia en Rocha en la arena, aunque es muy difícil reconocerla en el mar.

Los dactilozoides se encargan de la detección captura de presas y defensa. Consisten en prolongaciones a modo de filamentos, que en ocasiones exceden los 10 metros de largo. Estos presentan la cnidocitos con capsulas urticantes que contienen toxinas proteicas que pueden paralizar peces para su captura y que son las causantes de las lesiones en humanos. La toxina tiene acciones neuro, cito y cardiotóxicas.
Los filamentos son muy difíciles de identificar aún en aguas claras por lo tanto los accidentes son por lo general inesperados excepto si se han identificado individuos en las playas lo que permite tomar precausiones en los bañistas o deportistas.
La sintomatología depende de la superficie corporal comprometida.
Cuando las lesiones son circunscriptas y en los miembros, como es el caso de la foto, se produce:
  • Intenso dolor inmediatamente luego del contacto.
  • Rubor en la piel lesionada
  • Edema en la región
Puede ser dificultoso retirar los filamentos del contacto con la piel. Se recomienda introducir el sector afectado en el agua de mar y de ser posible retirar los filamentos con guantes o instrumentos para evitar lesiones en el manipulador. No utilizar agua dulce o frotar con la arena. Eso produce mayor descarga de toxinas por los cnidocitos.

Las lesiones son características aunque no se vea al organismo causal. Por otra parte los filamentos pueden desprenderse y vagar libremente fuera del organismo colonial y de todos modos mantener su poder urticante. Con la evolución de horas, si las lesiones son leves, la piel lesionada toma un aspecto similar al de una quemadura por un objeto sólido filamentoso. (aspecto de "latigazo"). El dolor puede persistir días con un caracter urente o tomando una carácter disestésico.
Reacciones alérgicas son posibles. 

Si la exposición a la toxina corresponde a una región o superficie corporal extensa pueden producirse reacciones muy graves, incluso mortales lo que afortunadamente es muy raro.
Para mas detalles sobre tratamiento y un caso clínico, ver el artículo de la Revista Clínica de Medicina  Familiar de la Sociedad Castellano-Manchega de Medicina de Familia y Comunitaria : Picadura por Carabela Portuguesa, una "medusa" algo especial

Fuentes: 
  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Physalia_physalis
  2. REV CLÍN MED FAM 2010; 3 (2): 143-145, disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/albacete/v3n2/paciente8.pdf
  3. Experiencia clínica personal y observación de lesiones de casos en bañistas en Uruguay, costa atlántica.


  4. El Editor/MPizzanelli

Comentarios

Irene ha dicho que…
Miguel, muy buena tu nota, la verdad es que de esto nunca vi. Pero este verano en Santa Lucía del Este y Atlántida(costa de oro) pudimos ver medusas o aguas vivas grandísimas. Con puntos negros en sus bordes. No se si producen lo mismo, pero si tenés información de esto, me gustaría leerla. Gracias y saludos desde Cerro Colorado. Irene

Entradas populares