sábado, junio 18, 2011

A mi médico le tengo confianza, pero...

Una historia que no es cuento, que invita a la reflexión, mía, de todos, sobre una entrevista muy típica.
Todo lo contado es realidad, las semejanzas NO son pura coincidencia.

Hugo Dibarboure Icasuriaga habla de “La salud en estado de mal”, haciendo referencia a la salud del sistema al momento de realizar la publicación del artículo así titulado.
Ahora me planteo mas humildemente, mas pragmáticamente reflexionar sobre la salud de nuestros conciudadanos y nuestra acciones cotidianas. Y creo que la salud de mi amigo está en estado de mal.

Otro título para esta reflexión podría ser: 
Mil y una ideas para generar desconfianza en sus pacientes a pesar de tener un sistema en reforma que pretende protegerlos.

En la historia, que he modificado muy poco del texto original, omití por motivos éticos la identidad del usuario, que en este caso es alguien muy allegado. Asimismo omití datos identificatorios sobre el prestador (médico e institución).

Antes de la historia me pregunto cuando generaremos las instancias para hacer de estos temas un motivo de encuentro y reflexión colectiva que apunte al cambio.

Comienza aquí el relato del usuario NN 
“Pensando me di cuenta que los comportamientos aprendidos de tus colegas (médicos, enfermeros, etc) son bastante difíciles de cambiar…como decía o preguntaba la doctora XXXX XXXXX: la cultura cambia. Sí es verdad, cambia, pero con Luhmann, me pregunto, ¿que podemos hacer los individuos para generar el cambio que queremos?

El otro día fui al médico, de mi confianza, recomendado por el Dr. YYYYYYY, de tu confianza, por lo tanto, garantido.
La consulta que debe haber durado once minutos (se pasó un minuto de lo que según planteaba Starfield, era el tiempo en que un médico podía hacer un diagnóstico)…

Me recibe la enfermera. 
El está sentado, como siempre me recibe afable, me da la mano, y cómo estás? te había mandado un MAPA, ¿no? 
Yo le explico que me demoré en hacerlo, mientras intento explicarle el evento de mi subida de presión a 22/10, en una situación estresante que tu conoces…

El me sigue hablando mientras la enfermera me pide (amablemente, calidamente, bien de bien) que me mantenga callado y tranquilo;  16/9, le dice. El me mira. 

El medicamento1®, viste, que en tu caso….no es bueno... 
Ahí yo puedo comentarle rápidamente, que estoy en situación de stress. Murió alguien cercano (complicación vascular por hipertensión) y le relato brevemente el evento, a lo que me responde. 
Claro. Si,  te subió. El medicamento1® no es bueno...vamos a cambiarte el medicamento, mientras tanto escribe la historia.
La enfermera está escribiendo la receta, dice ¿diurético? El no le contesta, luego dice:

Diurético no. Vamos a recomendar el medicamento2®, tiene menos efectos secundarios, que los otros...ahí también me plantea: ¿haces deporte?
Si fútbol 5 le respondo,
Dice: Ah si es verdad…agrega, deporte competitivo no? Hace algo aeróbico, pero suspende el competitivo, no hagas pesas, ¿ta?, ¿te acordás que te lo mencioné?
Si. le digo....
Bueno me dice, nos vemos en 25 días, el MAPA no te lo hagas.
hacete el PSA y nos vemos en un mes, bueno, que pases bien…ah, tenés que bajar...
Si, le digo, baje unos kilos, me vuelve a mirar, tenés que bajaarr....
Aquí acaba el relato de la consulta. Luego sigue…

Positivo, desde el punto de vista del lego. Genera confianza, yo le tengo confianza: No dudo en volver, pero mi esposa me pregunta; ¿te auscultó?

No, le digo y me doy cuenta. Claro, no me auscultó, vengo de un episodio de hipertensión, me encuentra luego de ese episodio mientras estoy medicado, tengo la presión moderadamente alta y no me ausculta. Porqué ¿tendré apariencia saludable?,

¿A través de la apariencia se puede saber si no entraré en el porcentaje de aneurismas que andan en la vuelta?

Estoy un poco perplejo, me siento que entré con muchas preguntas y me fui con otro medicamento y pocas respuestas.
Y parte de esto es consecuencia de que le tengo confianza, por  lo tanto, no pregunto mucho...

Nada era confrontar con mi amigo médico mis cuitas de enfermo imaginario y enfermo verdadero…

Mientras estaba esperando y veía las colas de gente y luego vi las colas en la farmacia de mucha gente consumiendo y consumiendo medicamentos, pensé, !que salado entrar en esto! ¿Cómo hacer para no entrar?”

Termina aquí. Sigo yo.
Sabemos
Que la verdad se reparte un muchas fracciones o miradas
Que las consultas están saturadas. Si es cierto, pero...
Que la adherencia al tratamiento depende de...bla bla bla 
Que la enfermedad cardiovascular es la primera causa de morbimortalidad a la edad de mi amigo.
Que no estamos tirando piedras porque estamos sentados en un consultorio tambien.
Mi amigo obviamente puede participar en las decisiones terapeúticas que se toman sobre su salud, sin embargo, ni siquiera siente la posibilidad de preguntar. 
Sin embargo el es "paciente". El sigue creyendo en su medico, le tiene confianza. Pero...

Como pienso que estos temas necesitan debate y reflexión.
Queda propuesto dentro de la lista para los seminarios de la UDA Salvador Allende.

El editor