jueves, mayo 01, 2014

Resultados contraintuitivos de Enrique Gavilán / Mujer no te dejes engañar por cintas rosadas

Cuadro tomado de:
Abolishing Mammography Screening Programs?
A View from the Swiss Medical Board:
http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1401875?query=TOC&
El cuadro del inicio es muy significativo.
Muestra la percepción que refieren las mujeres sobre los efectos de la mamografía y los efectos reales del cribado. Interesante mirar el cuadro y los comentarios.

Aparece en publicación del NEJM del 16 de abril de este año bajo el título: Abolishing mammography screening programs? A view from Swiss Medical Board: http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1401875?query=TOC

Pero digamos que solo es para llamarles la atención para lo que sigue.
Comparto presentación mas abajo, de colega español Enrique Gavilán, sobre actividades preventivas en la mujer.
Algo mas sobre medicalización de la vida.

Aprovecho a contarles que en la etiqueta "Espacio de los usuarios" de este mismo blog, comenzaré a publicar una comunicación dirigida a usuarias sobre los programas de cribado para cáncer de mama. Será en varias entregas por la extensión de los contenidos.

Con voces de otros lugares, para que no se de lo de que no se puede ser profeta en tu tierra.

Mas sobre Enrique Gavilan:

Es responsable del web-blog: http://egavilan.wordpress.com/

Sería poco responsable hablar de toda su trayectoria como médico de familia y comunidad en España, sin cometer errores de omisión, ya que sus puntos de interés son variopintos,  así que les dejo con una de sus publicaciones. Esta sobre prevención cuaternaria: Gérvas Camacho J, Gavilán Moral E, Jiménez de GarcíaL. Prevención cuaternaria: es posible (y deseable) una asistenciasanitaria menos dañina. Actualización en Medicina de Familia 2012;8: 312-7.


El editor

2 comentarios:

Enrique Gavilán dijo...

Muchas gracias, Miguel, por la mención y por dinamizar el debate en temas siempre controvertidos como éste.
Ciertamente, el cribado del cáncer de mama es uno de esos totems sagrados que pocos se atreven a criticar. Como mucho, los más atrevidos decían hace años que había que 'evaluar' esta práctica.
Con el tiempo hemos tenido resultados de evaluaciones. Y los datos cada vez apuntan más a que los programas deben ser reconsiderados, cuando no abandonados. Mi postura no es 'no al cribado', pero sí es de 'no al cribado por que sí', y más en los términos actuales de falta flagrante de información y de escaso respeto a la autonomía de las mujeres. Probablemente haya que vincular el cribado al trabajo clínica, a las poblaciones más vulnerables o las de alto riesgo, de forma oportunista, afinando y acortando los circuitos de evaluación clínica de mujeres que actualmente tardan meses en que se les detecte una cáncer luego de palpar un nódulo por culpa de servicios de radiodiagnóstico y de ginecología colapsados por mujeres eternamente revisadas por hallazgos falsos positivos de los programas de cribado.
En todo caso, hay que abrir el debate sin fundamentalismos estériles, y para ello nada mejor que las organizaciones de mujeres y defensoras de cribados comiencen a informar de una forma no sesgada y rigurosa, después de haber realizado declaraciones de financiación y de conflictos de interés, como pide a gritos el colectivo español No Gracias: http://www.nogracias.eu/2014/05/02/think-before-you-pink/
Eternamente agradecido, Miguel. ¡Muchas gracias, mucho ánimo y adelante!

Miguel Pizzanelli dijo...

Gracias Enrique por tu aporte a este intercambio de opiniones.
Miguel