miércoles, junio 25, 2014

Por qué decir NO a la mamografía obligatoria

Ponzo SUMEFAC, Rossengurt, Silva SBMFC, Abracinskas MYSU

El día 26 de mayo, a través de convocatoria de MYSU (ONG feminista que promueve la defensa de la salud y los derechos sexuales y reproductivos desde una perspectiva de género) se realizó la actividad Por qué no a la obligatoriedad de la mamografía. Mesa de Reflexión y Debate

Copiamos aqui el enlace de la pagina de MYSU: http://www.mysu.org.uy/SE-REALIZO-EL-EVENTO-POR-QUE-NO-A

Agradecemos la oportunidad que hemos tenido de colaborar en una comunicación responsable y abierta sobre el tema.
Gracias a Ana a Lilián a Jacqueline y a André que compartieron sus puntos de vista.

El editor

Ver sobre el mismo tópico:
http://estancambiandolostiempos.blogspot.com/2014/06/un-aura-radiactiva-cronica-de-una.html
http://estancambiandolostiempos.blogspot.com/2014/05/primer-articulo-de-uruguayo-en-revista.html
http://estancambiandolostiempos.blogspot.com/2014/05/acaso-esamos-asumiendo-que-debe.html
http://estancambiandolostiempos.blogspot.com/2014/05/es-importante-reflexionar-criticamente_20.html
http://estancambiandolostiempos.blogspot.com/2014/02/una-chispa-de-luz-en-la-oscuridad-mas.html

Presentación de apoyo utilizada por el Dr André L Silva, Porto Alegre, Brasil.


Texto tomado de la invitación de MYSU al evento:
A partir de una acción ciudadana llevada adelante por la Sra. Ana Rosengurtt, reclamando el derecho a la autonomía, al ser obligada a someterse a una mamografía para la obtención del carné de salud laboral, MYSU se suma a la discusión y reflexión en torno a los impactos que tienen las decisiones políticas en la salud y la vida de las mujeres, tema que también es llevado adelante por la Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria (SUMEFAC).

En Uruguay, desde 2006, es obligatorio el cumplimento de las normas dictadas para la obtención del carné de salud para la mujer, necesario para conservar un trabajo u obtener uno nuevo (ordenanza 402/006 del MSP y decreto 571/006). Esta normativa, que impone la mamografía cada dos años para el diagnóstico precoz de cáncer de mama en las mujeres de entre 40 y 59 años, violenta el derecho a la autonomía y a la protección de la salud.